Hiperesfera

por Victor Gonzalez

Los filósofos muertos

filosofosLos filósofos nacen, viven y también mueren. La mayoría de los filósofos trataron el concepto de la muerte como parte fundamental de su filosofía. Este libro recorre un buen número de filósofos de forma histórica y cuenta como vivieron y como murieron. La idea del libro es confrontar su visión intelectual sobre la muerte con la experiencia propia en los momentos finales de la vida. En algunos casos el final de la vida sobrevino de forma imprevista, a veces brutal, a veces casi cómica, en otros los filósofos se prepararon adecuadamente para una muerte “filosófica”, y en varios casos simplemente “decidieron” que ya era hora de marcharse.

El libro no trata de filosofía sino del eterno dilema de la existencia y fin de la misma desde el punto de vista de los filósofos afrontando su propio destino. El autor nos quiere transmitir algún mensaje, pero no directamente sino a través de estas historias casi telegráficas de vida y muerte de los filósofos que él ha seleccionado.

Cada uno podrá elegir, en la lectura del libro, aquellas historias que más le puedan motivar o servir en su propia circunstancia. A mi me han gustado dos especialmente.

El alumno pregunta al Maestro: “Maestro, ¿qué es la muerte?” Y el Maestro responde: “No hay diferencia entre la vida y la muerte”. De nuevo el alumno insiste de forma irónica: “Entonces Maestro, ¿por qué no te mueres?”. Y el Maestro contesta sin dudar: “Porque no hay diferencia”.

En varios filósofos clásicos se observa la misma conclusión. No hay diferencia entre la vida y la muerte. Ambos conceptos son dos caras de la misma moneda, de algo más elevado (la naturaleza, el universo, dios…) y la muerte solo es un tránsito o cambio de fase. Muchas teologías como la cristiana o islámica recogen este sentido, que también puede encajar con una visión dualista (cuerpo+alma) o monista (volveremos a ser lo que eramos antes de nacer, única sustancia…).

Pero lo que más me ha agradado es coincidir con la visión de Goethe sobre el “asunto”. Goethe piensa que un ser que existe no puede concebir su propia inexistencia, es un concepto sin sentido, al igual que la “nada” o el “vacío perfecto” no puede definirse como concepto existente (decir que es “ausencia de cosas” no es una prueba de existencia en mi opinión). Nuestra propia inexistencia es, por tanto, inverificable, ya que la verificación requiere existencia. El fin de la vida de los demás no confirma ni desmiente nada al respecto ya que nuestra existencia es un hecho irreducible para nosotros mismos. Estirando un poco el razonamiento llegamos a la conclusión de que somos inmortales.

Pensemos un minuto más en este razonamiento. Si no podemos demostrar ni verificar nuestra inexistencia, entonces lo único que podemos demostrar es nuestra existencia. Reconozco que parece un razonamiento un poco circular pero la idea también se encuentra cercana a las tesis del libro “Soy un bucle extraño” comentado en otra entrada. Cuando un ordenador esta apagado…¿sábe que esta apagado?

c3poRecuerdo a nuestro querido robot C-3PO en la Guerra de las Galaxias, cuando le apagaban y posteriormente le encendian. Daba la impresión de que volvía a retomar su “hilo de consciencia” en el mismo punto en que lo había dejado – aunque en un entorno diferente logicamente. C-3PO no podría entender que significa estar desconectado…

Ah, pero recordemos al ordenador HAL9000, de “2001, Odisea del Espacio” cuando le están desconectando hace una afirmación muy humana: “Tengo miedo”.

Anuncios

enero 25, 2009 - Posted by | filosofía, libros

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: